lunes, 27 de marzo de 2017

Ayudar o no ayudar, esa es la cuestión.

1 comentarios
Hay una frase de María Montessori que suele traducirse como "Nunca ayudes a un niño a realizar una tarea que pueda hacer por sí mismo", y se ve como la clave en el camino de los niños hacia su autonomía. Pero muchas veces nos encontramos en situaciones en la que nuestro peque nos pide ayuda para algo que sabemos que puede hacer, o para algo que al menos nos gustaría que intentara primero. Nos piden ayuda, y por una parte nos acordamos de María Montessori diciendo "no le ayudes" y por otra tenemos a nuestro instinto diciéndonos, "te está pidiendo ayuda, ¿cómo no lo vas a ayudar?". A veces nos resulta difícil encontrar el equilibrio entre estos dos puntos, y de eso precisamente es de lo que vamos a tratar hoy.

jueves, 23 de marzo de 2017

"¿Cómo decido qué límites poner?"

0 comentarios
"En este blog se habla mucho de establecer límites, pero me cuesta mucho saber en qué situaciones ser firme y en cuáles no es tan importante y se puede ceder. No tengo problema cuando son cosas que afectan a la seguridad del niño o de los demás, pero cuando son otras cosas... Me siento perdida."

martes, 21 de marzo de 2017

"¿Es necesario llevar a mi bebé a la guarde?"

2 comentarios

¡Hola! Necesito orientación sobre un tema. Soy padre de una maravillosa niña de 1 año y 4 meses que cuidamos en casa junto a mi esposa. Mi familia me sugiere insistentemente que la lleve a una guardería, argumentando que contribuiría en su desarrollo del lenguaje, socialización, autonomía, etc. Tengo muchas dudas al respecto, quiero evitarle que sufra por la ausencia de sus padres, las enfermedades, en fin. Pero no quiero que mis miedos la priven de lo que podría ser una experiencia enriquecedora. Gracias por leerme y por sus sugerencias. Un abrazo.


jueves, 16 de marzo de 2017

"He vuelto a trabajar y ahora mi bebé me rechaza. Me siento fatal."

0 comentarios
Hola, Rosa. Tengo un bebé de 9 meses al que amo y un trabajo que me apasiona. Tengo la suerte de poder estar con mi hijo casi todo mi tiempo porque sólo trabajo un día a la semana, eso  sí, el día que tengo que ir a trabajar estoy fuera de casa 12 horas. El resto del tiempo estoy siempre con mi bebé. 

El día que voy a trabajar, el bebé se queda con su papá en casa de las abuelas y se queda sin problemas, lo pasa bien y no llora más de lo normal. Lo único es que no duerme nada. Esto al papá le resulta muy agotador, pues al tener tanto sueño sólo quiere brazos y es un niño muy grande (pesa 10 kilos).

Desde que empezó esta dinámica, el resto de la semana el bebé ha empezado a mostrar claras preferencias por su papá. Sólo quiere estar con él. Que él lo cargue, que él juegue, etc. Mi esposo lo intenta, pero la realidad es que se desespera mucho muy pronto. Yo siempre estoy disponible para el bebé, para cargarlo o jugar pero es un drama cada vez que su papá deja de cargarlo. Aunque yo lo cargue, llora. Esto ha ido en aumento semana tras semana.

Los días que voy a trabajar me despierto y le doy teta. Pero cuando me voy y lo dejo con su papá ya no quiere ni que me despida o lo bese. Me aparta. Cuando regreso me ve, pone una sonrisa discreta, pide teta y se duerme (debo decir que cada vez que ve a su papá después de unas horas de ausencia es toda una fiesta, risas, abrazos, felicidad total. Nada que ver con su discreta sonrisa al verme). 

Yo por mi lado la paso muy muy mal. Hoy incluso me fui llorando de camino al trabajo. Casi todas las semanas me resulta incontenible el llanto en algún punto. Me duele de un modo que no puedo expresar. Ya no disfruto nada mi jornada, todo el tiempo miro la hora para ver cuánto falta para irme. Y siempre termino saliendo temprano porque no puedo más.

Siento que mi relación con mi hijo se deteriora cada semana. Y siento que el costo emocional (para mí) está siendo insoportable. La consulta es ¿qué puedo hacer para reconectar con él? No sé si sólo fue una mala coincidencia su repentina preferencia por su papá o si está enojado conmigo (cuando leí tu post sobre las preferencias, pensé que podía ser normal). 

Yo no le reclamo, le digo que acepto que quiera estar con papá. Que yo también quiero estar con él, cuando él quiera. En fin. Me duele y tal vez sólo necesito un desahogo.

lunes, 13 de marzo de 2017

Cuando no hay manera de contentarles.

3 comentarios
Los niños tienen momentos que parecen determinados a enfadarse, enrabietarse y llorar independientemente de lo que hagamos por ellos. Es agotador.

Viene a ser algo así: Empiezan a llorar porque quieren zumo, cuando te levantas y les das el zumo empiezan a llorar porque no querían ese vaso, querían "el otro". Si les cambias el vaso siguen llorando porque ese zumo, el que siempre compras y del que no ha habido quejas nunca, no le gusta, o porque has puesto demasiado poco, o porque has puesto mucho... Llorar y llorar y llorar. Y claro, tú te terminas desesperando porque estás haciendo lo posible por contentarlo y es que ¡parece imposible, oye! O peor aún, te tomas el llanto y esa aparente eterna insatisfacción como algo personal y empiezas a pensar cosas como "lo estoy haciendo fatal" y "soy una madre horrible".

jueves, 9 de marzo de 2017

"Mi bebé tiene 10 meses. Me demanda día y noche. Creo que quiero destetar."

3 comentarios
¡Hola! Escribo porque necesito vuestra ayuda. 

Tengo un bebe de casi 10 meses. Siempre le he dado pecho a demanda, mañana y noche y casi siempre hemos practicado colecho. Lo dormía en nuestra cama y cuando nos íbamos a dormir lo pasábamos a su cunita. Cuando se despertaba a mitad de la noche le daba teta y a su cuna de nuevo, y ya las siguientes veces que se despertaba (4 o 5 de la mañana) lo echaba con nosotros en la cama. 

El caso es que siento que voy dando pasos para atrás. Durante los primeros meses su padre lo dormía, nos alternábamos, luego pasó a dormirse solo con la teta, (o en brazos, pero solo los míos) y desde hace unos días a ahora ya lo único que quiere es en la cama con nosotros y prácticamente no sacarse la teta de la boca. Tengo que decir que ha estado con los dientes, entonces ha estado bastantes noches durmiendo todo el rato con nosotros.... 

A mi el colecho no es lo que me molesta, es más, me gusta, lo que llevo fatal es la teta. Tengo que estar toda la noche de la misma postura y acabo con el cuello y espalda destrozados. Añado que estamos viviendo en una ciudad que no es la nuestra, y aquí yo no tengo a nadie. Su padre se va a trabajar y me tiro yo sola con el nene todo el día hasta por la noche. Y encima a la hora de dormir yo también. Y si el niño se despierta yo también. 

Hace un mes mas o menos intenté destetarle durante la noche, y mi alternativa fue cogerlo en brazos y dormirlo. Pero claro, casi que fue peor, porque el niño ya pesa bastante y acababa con la espalda bastante peor que de la otra manera. Y claro, como con su padre solo llora y llora mas fuerte cuando intenta dormirlo, al final siempre es todo para mí sola...

Me encantaría saber experiencias, consejos, lo que sea, porque me siento saturada y agobiada... 
Se me olvidaba comentar que el niño por el día casi ni quiere teta , solo cuando se va a echar sus dos siestas en el día y ya está. Eso de dejarlo llorar no me ha gustado nunca porque me parece innecesario, pero es que ya no es que llore, es que grita y se pone rojo y todo cuando ve que no tiene teta para dormir...

En fin, cualquier ayuda es buena porque me siento bastante mal y sobre todo sola en este tema de por la noche.

Gracias de antemano!  :)

lunes, 6 de marzo de 2017

"Mi bebé de 7 meses me demanda todo el tiempo, no duerme bien, estoy agotada."

3 comentarios
"Hola a todxs!!

Escribo a ver si pudieran orientarme o darme tips o consejos. Tengo una bebita de 7 meses. En una palabra, podría describirla como "intensa". Yo aún no he vuelto a trabajar así que estoy con ella 24x7. No puedo despegarla de mi vista porque llora y llora. Hasta al baño vamos juntas (literal). Son pocas las veces que la puedo dejar 5 o 10 mins sola y que no se queje o llore a cántaros. Desde que nació fue LME, colecho, porteo, no dejarla llorar, etc.


El problema que venimos arrastrando es que NO duerme de corrido. Con esto me refiero que dormir es un caos. Ejemplo: La duermo alrededor de 20:30/21 y a las 22 llora. Vuelvo a tener que dormirla, A las 23 llora. Así sucesivamente. Luego cuando me acuesto con ella (alrededor de 24hs.) se sigue despertando llorando varias veces a la noche. No le alcanza estar al lado. Quiere brazos y teta. Le trato de dar la teta de costado pero ella quisiera quedarse prendida todo el rato y realmente me resulta super incómodo.
Mi marido duerme en el living hace como 2 meses. Yo estoy agotada. No doy más del cansancio. Entiendo que los patrones del sueño se regulan con el tiempo y que los despertares nocturnos son comunes pero lo que NO entiendo es cómo la duermo a las 20;30hs y cada media hora (o menos) tengo que ir con ella porque llora como loca.
No me permite cenar, no puedo estar con mi marido nunca, porque está dale que llora.

La verdad se me acabaron las ideas. Por favor, ¿alguien podría orientarme qué hacer? ¿O qué puede ser que pase?
Mil gracias de antemano."

jueves, 2 de marzo de 2017

La vital importancia del Autocuidado en la Crianza Respetuosa

3 comentarios
Dice Samanta Villar que la maternidad no era como le habían contado. Que le ha quitado calidad de vida y que ella no sabía hasta qué punto esto era así cuando se embarcó en esta aventura de ser madre. No le falta razón a Samanta cuando dice que la maternidad te quita calidad de vida: te quita calidad de sueño, te quita calidad de alimentación, te quita calidad de higiene (esas primeras semanas en los que a duras penas puedes sacar tiempo para ducharte), te quita calidad de intimidad, calidad de empleo (aunque de esto no tiene la culpa el niño precisamente), calidad de ocio... La maternidad te quita muchas cosas y te da muchas otras. En este post no voy a hablar de ella. Ella simplemente ha elegido utilizar para su libro un hilo narrativo contrario al predominante. Sin más. En lugar de hacer hincapié en las cosas buenas, ha decidido hacer hincapié en las malas. Cuestión de perspectiva, y probablemente también de visión de negocio.

El caso es que la maternidad es difícil. Y visto la lluvia de críticas que sufrió Samanta, parece que ni siquiera tenemos derecho a quejarnos. La maternidad no solo es difícil, sino que también debe ser abnegada, sacrificada, generosa... Tanto es así que no nos lo pensamos dos veces antes de seguir echándonos cosas a la espalda. Trabajo, casa, niños. La supermujer. Podemos con todo. Solo es cuestión de organizarse. Y encima vienen las "locas del apego", las de la "crianza respetuosa" y lanzan el mensaje de que las necesidades del niño son lo primero. Y seguimos sumando más y más carga. ¿Hasta cuando? ¿En qué momento decimos basta?

¡No te pierdas nada! ¡Suscríbete!

Suscríbete al boletín para recibir lo último en tu correo electrónico

 

Mis artículos de crianza favoritos Copyright © 2012 Design by Ipietoon Blogger Template